El optimismo desde la práctica y no desde el deseo...

El optimismo desde la práctica y no desde el deseo...

 

El optimismo es una habilidad que podemos desarrollar y que es determinante para conseguir lo que queremos profesional y personalmente. Pero ¿cómo practicar esta habilidad?. 

En primer lugar, debemos comprender que el optimismo desde la práctica es el que funciona y el optimismo desde el deseo es poco efectivo y además frustra a las personas. En otras palabras, “el desear con todas nuestras fuerzas que las cosas nos vayan bien” es un optimismo pasivo que realmente no ayuda mucho. 

Por ejemplo, cada día te levantas por la mañana pensando que todo saldrá bien y el mundo actuará como tu imaginas. Luego sentirás una frustración tremenda cuando, los niños te lo ponen difícil en el desayuno, los coches nos adelantan por derecha, el compañero ha elegido los mejores días de vacaciones, el jefe nos da más trabajo, el cliente decide cancelar su pedido, el novio no llega a la cita, etc. En este caso lo recomendable es aceptar que el mundo no es perfecto.

 

Para practicar un optimismo efectivo, partiremos del ejemplo anterior, el mundo no es perfecto y aun así yo voy a coger lo que quiero, lo que me propongo y voy a vivir sin miedo. Entonces automáticamente tu cerebro sentirá que le has enviado ordenes para buscar soluciones, independientemente de que las circunstancias sean adversas. El mundo es como es y vamos a continuar 

 

Si comienzas a enviar esos avisos a tu cerebro, de que vas a seguir pase lo que pase, verás como de pronto te va a parecer como que todo confabula para que alcances lo que te propones, en realidad no es magia ni nada de eso, es solo tu cerebro buscando alternativas y soluciones.

 

Cuando practicas este tipo de optimismo, te predispones a detectar con mayor facilidad las oportunidades y ellas te llevaran hasta tus objetivos. Cuando practicamos optimismo pasivo, no vemos las oportunidades y solo queremos convencernos que de nosotros no depende que las cosas salgan como queremos.

 

En resumen, acepta que el mundo no es perfecto, invierte tu tiempo en buscar alternativas y soluciones, abandona el club de la queja y si practicas esto todos los días, no solo dejaras de sentirte frustrado, sino que notaras cómo eres capaz de crear tus propias circunstancias, independientemente de lo adverso que parezca tu vida.

13/02/2015 Home, Recomendaciones 0 1855

Leave a Comment

Categorías

Últimos Comentarios

No hay comentarios

Archivo

Comparar
Seguir comprando Comparar

ha sido añadido a tu lista de deseos

Seguir comprando Mi lista de deseos